lunes, 14 de abril de 2008

La Mirada



Acababa de llegar a casa despues de un día duro de trabajo. Su gran pastor aleman se le tiró encima como si llevara años sin verle. Después de lamerle toda la cara, le apartó con el brazo y se despojó de su maletín y su chaqueta. Afuera hacía frío, era una tarde helada y tuvo que salir bien abrigado; se desvistió y se metió en la bañera a darse un baño de agua caliente con espuma. Si, no habia cosa mas relajante despues de su día de hoy que un baño así. Mantuvo la cabeza metida en la bañera un buen rato, casi hasta que no pudo sostener más la respiracion, y la sacó de golpe salpicando un poco de agua en el suelo. Salió de la bañera cuando el agua ya estaba fría y se vistió. Se puso aquellos dockers que le quedaban tan bien, su camisa negra yunos zapatos nuevos que tenia. Volvió a coger la chaqueta y salió de casa. Había quedado con unos amigos para tomar algo en un bar de gran ambiente. Llegó y pidió una cerveza, mientras esperaba a los otros. Al otro lado de la barra, pudo ver a una mujer de grandes...... ojos ¿? que se le acercó a pedirle fuego. Sacó su mechero del bolsillo de la camisa y le dió fuego a la señorita. Llevaba una camiseta tan escotada que podía ver hasta el ombligo de la muchacha, y unos pantalones ajustados que dejaban volar la imaginacion de él. La chica se sentó en una mesa a tomar su consumición y no le quitaba el ojo de encima. Cogió una servilleta de papel y anotó algo en ella, mientras pagaba dos cervezas en la barra, la que se habia tomado y la que iba en camino de tomarse. Se acercó a la mesa de la chica y pidió permiso para acompañarla. La joven asintió con la cabeza y él se sentó junto a ella. Se miraron mutuamente, pero no decían nada; yo creo que no hacian falta palabras... las miradas hablaban por sí mismas. Se terminó la cerveza, se levantó y se acercó al oido de la joven susurrandola algo. La cogió la mano y la besó el nudillo del dedo corazón, mientras dejaba la servilleta que habia cogido antes entre sus dedos. La dió un beso en la mejilla y salió del bar.
Regresó a casa con la esperanza de que su teléfono sonara en cualquier momento. Y así fué.


Una mirada vale mas que mil palabras... o al menos eso dicen. No creo que continue la historia, o sí; depende de como me dé. Si no la continuo... dejo el final para la imaginacion de cada uno.


Bruja.

8 comentarios:

Xtyan dijo...

ahhhhhhhhhhh me gusta me gusta
tienes que seguir
a como me imagine a la chica, yo también espero que mi teléfono suene

sigue sigue sigue

Mortadelón dijo...

Bruja, tienes que continuar la historia, que se pone intrigante. Un beso muy grande para ti.

Astrid dijo...

que interesante....!!!
yo es que mi imaginacion a ido deacayendo tanto que necesito que continues la historia brujita de mi corazon :P
ya sabes....corren corren pels carrers corren,imatges que no s'esborren paraules que no se'n van...necesito la continuacion^^
Bechosss de Majlabruriaa(Astrid) :)

Anónimo dijo...

oh,es hermoso el relato y muy interesante,continua.

Anónimo dijo...

es precioso el blog.

Anónimo dijo...

ves como eres bella en tu interior.un saludo

Anónimo dijo...

lo que vemos y lo que nos parece son solo sueños,un sueño dentro de un sueño.carolelandi

Anónimo dijo...

precioso el blog,suerte
Casasol